Francisco Beltrán
Jorge Bucay

Mejora tu rendimiento ¿Cómo saber hasta donde puedes llegar?

Mejora tu rendimiento ¿Cómo saber hasta donde puedes llegar?

Voy a compartir este relato del libro -Déjame que te cuente- de Jorge Bucay, en la relación que tenía con un joven que presuntamente asistía a su consulta.

Jorge es un psicólogo conocido por, poner los cuentos como metáforas de aprendizaje comprensible, un recurso muy potente para entender mejor el mensaje y fácil de recordar.

Jorge Bucay

Este es un ejemplo que sirve para aplicar esta metáfora a la mejora del rendimiento en cualquier ámbito de nuestra vida.

Aquí empieza el relato;

Demian- Yo me quejaba por entonces de no recibir la aceptación franca de mis padres, de no ser el compañero elegido de mis amigos, de no poder lograr el reconocimiento en mi trabajo.

Jorge—Hay una vieja historia de un joven que concurrió a un sabio en busca de ayuda. Su problema me hace acordar al tuyo.


 

Anillo
Anillo magico
El Cuento: El Verdadero valor del Anillo

—Vengo, maestro, porque me siento tan poca cosa que no tengo fuerzas para hacer nada. Me dicen que no sirvo, que no hago nada bien, que soy torpe y bastante tonto. ¿Cómo puedo mejorar? ¿Qué puedo hacer para que me valoren más?

 

El maestro, sin mirarlo, le dijo:

—Cuánto lo siento muchacho, no puedo ayudarte, debo resolver primero mi propio problema. Quizás después… –y haciendo una pausa agregó—

Si quisieras ayudarme tú a mí, yo podría resolver este tema con más rapidez y después tal vez te pueda ayudar.

—E… encantado, maestro –titubeó el joven pero sintió que otra vez era desvalorizado y sus necesidades postergadas.

—Bien –asintió el maestro.

Se quitó un anillo que llevaba en el dedo pequeño de la mano izquierda y dándoselo al muchacho, agregó –toma el caballo que está allí afuera y cabalga hasta el mercado.

Debo vender este anillo porque tengo que pagar una deuda.

Es necesario que obtengas por él la mayor suma posible, pero no aceptes menos de una moneda de oro.

Vete antes y regresa con esa moneda lo más rápido que puedas.

El joven tomó el anillo y partió. Apenas llegó, empezó a ofrecer al anillo a los mercaderes.

Estos lo miraban con algún interés, hasta que el joven decía lo que pretendía por el anillo.

Cuando el joven mencionaba la moneda de oro, algunos reían, otros le daban vuelta la cara y sólo un viejito fue tan amable como para tomarse la molestia de explicarle que una moneda de oro era muy valiosa para entregarla a cambio de un anillo.

En afán de ayudar, alguien le ofreció una moneda de plata y un cacharro de cobre, pero el joven tenía instrucciones de no aceptar menos de una moneda de oro, y rechazó la oferta.

Después de ofrecer su joya a toda persona que se cruzaba en el mercado –más de cien personas— y abatido por su fracaso, montó su caballo y regresó.

Cuánto hubiera deseado el joven tener él mismo esa moneda de oro.

Podría entonces habérsela entregado al maestro para liberarlo de su preocupación y recibir entonces su consejo y ayuda.

Entró en la habitación.

—Maestro –dijo— lo siento, no es posible conseguir lo que me pediste. Quizás pudiera conseguir dos o tres monedas de plata, pero no creo que yo pueda engañar a nadie respecto del verdadero valor del anillo.

—Qué importante lo que dijiste, joven amigo –contestó sonriente el maestro—. Debemos saber primero el verdadero valor del anillo.

Vuelve a montar y vete al joyero. ¿Quién mejor que él, para saberlo? Dile que quisieras vender el anillo y pregúntale cuánto te da por él. Pero no importa lo que ofrezca, no se lo vendas. Vuelve aquí con mi anillo.

El joven volvió a cabalgar. El joyero examinó el anillo a la luz del candil, lo miró con su lupa, lo pesó y luego le dijo:

—Dile al maestro, muchacho, que si lo quiere vender ya, no puedo darle más que 58 monedas de oro por su anillo.

¡¿58 monedas?! –exclamó el joven.

—Sí –replicó el joyero— Yo sé que con tiempo podríamos obtener por él cerca de 70 monedas, pero no sé… Si la venta es urgente…

El joven corrió emocionado a casa del maestro a contarle lo sucedido.

Siéntate –dijo el maestro después de escucharlo—. Tú eres como este anillo: una joya, valiosa y única. Y como tal, sólo puede evaluarte verdaderamente un experto. ¿Qué haces por la vida pretendiendo que cualquiera descubra tu verdadero valor?

Y diciendo esto, volvió a ponerse el anillo en el dedo pequeño de su mano izquierda.


 

La lección más importante que podemos recibir es;

Aunque a veces recibamos información de personas que son supuestos expertos, deberemos contrastarlas con verdaderos expertos, que no estén influidos por su propia opinión que influye a la hora de ver el potencial de la persona en cuestión.

Francisco Beltrán Ortín

 

Cuando el miedo no deja avanzar

Hace unos  días acudí invitado al pograma  #inter_redes de  #TVintercomarcal. En el transcurso de la misma surgió el problema que tenían personas con mucha experiencia y preparación en la red social profesional #Linkedin. El entrevistador me hizo esta pregunta, ¿si era bueno o no tener todo tu historial y logros en la red? ya que se había detectado, que descartaban en selecciones de personal a personas muy bien preparadas por exceso curricular.

Mi respuesta fue rotunda; si una empresa no te escoge por exceso de curricular, es porque esa empresa, organización, club deportivo, asociación… la dirige alguien que tiene miedo a que entre alguien mejor preparado que él mismo en su organización y le mueva el puesto, cosa que no suele pasar con las personas con un indice de auto-confianza medio- alto. Ya que lo verían como una oportunidad, no como una amenaza. Por el contrario el que ve como una amenaza contratar personas con amplia experiencia y preparadas, solo esta cavando su propia tumba.

 

Los empresarios y dirigentes de organizaciones verdaderamente grandes , eligen a los mejores que pueden contratar,  porque eso le aportara valor a la organización y de seguro será beneficioso para el desarrollo de sus proyectos de presente y futuro.

llave-magica-2Nadie sabe cual es la llave mágica que hará que todo funcione a la perfección, pero lo que si sabemos que es que la experiencia es algo que hay que vivir y no se puede estudiar y tampoco comprar. El valor de cumplir años está en la acumulación de experiencias vividas que hacen de la persona cada vez sea un poco más sabia. Por eso como comenté en la entrevista alguien que todavía no ha cumplido 29 años, le falta sobre todo saber gestionarse a sí mismo, antes de querer gestionar empresas, organizaciones,  o a otras personas.

Para finalizar solo remarcar que, 1º deben de tener las experiencias, para luego tener una visión de conjunto que todavía no tienen. luego hay 2 caminos a tomar, cometer errores y aprender, o buscar  algún mentor que los pueda guiar en el desarrollo de su carrera.

La final cada uno decide el camino que va a tomar.

Francisco Beltrán

 

 

He perdido casi 300 partidos

He perdido casi 300 partidos

Antes de jugar con los Chicago Bulls y ser un icono de la NBA, Michael Jordan fue apartado del equipo de baloncesto de su colegio por carecer de habilidad para este deporte.

Michael-Jordan-14cybqh

Sin embargo, tras haber sido seis veces campeón de la NBA, catorce veces All-Star, haber ganado dos medallas de oro olímpicas y haber sido elegido como mejor jugador de la historia de la NBA, Michael Jordan es considerado por muchos como el mejor jugador de baloncesto de todos los tiempos. Jordan es una leyenda viva que combina de forma única gracia, velocidad, poder, arte, capacidad de improvisación y un deseo competitivo que nunca se apagará.

Él mismo no lo podría decir mejor: “He fallado más de 9.000 tiros en mi carrera. He perdido casi 300 partidos. En 26 ocasiones confiaron en mí para realizar el tiro que nos daría la victoria, y fallé. He fracasado una y otra, y otra vez en mi vida. Y es por eso que tengo éxito”.

Fuente: JT blog