Arbitros y Jueces ¿una referencia de seguridad?

Arbitros y Jueces ¿una referencia de seguridad?

Árbitros y Jueces ¿una referencia de seguridad?

basketball_ball_sport_225796_lEn estas ultimas semanas he sido testigo de como  un arbitro puede perder su rol y querer desempeñar otro que no le corresponde. A los árbitros se les tiene porque necesitamos un juez que sea imparcial para cuando se plantean situaciones que no son permitidas en el juego pueda tomar decisiones que restablezcan la situación acontecida.

Lo mismo pasa con los jueces, necesitamos tener la confianza que cuando tenemos un conflicto el juez impartirá justicia, pero esto no es así ni en el deporte ni en los juzgados.

Un arbitro esta para dar seguridad en la cancha de juego o donde sea su puesto, no puede dejarse llevar por los sentimientos, sabiendo a lo que se expone cuando decidió hacerse arbitro. Es como cuando te disfrazas, te pones un disfraz y asumes el personaje del mismo, en el caso de algunos árbitros es el roll de «que yo sé más que nadie de esto» y aquí se hace lo que yo diga o me cargo al que me discuta algo». En los jueces esta el de lo meto al trullo por si acaso, incluso sin tener pruebas. O te acusan porque alguien dice algo aunque se mentira.

Puedo entender que son personas y como tales cometen errores, y eso lo entiende hasta el menos preparado. Pero cuando esta persona pone lo personal por delante de su cometido como Juez del evento, es cuando todo se va de madre.

Lo mismo pasa con nuestra justicia, aquí meten en la cárcel a personas sin ningún tipo de prueba solo con la declaración de otra, que miedo da esto, o si te acusan de algo que no has cometido tu y sin tener certeza de ello Ejemplo; Los chicos que han encarcelado en Barcelona, sabiendo que no fueron ellos los responsables de los disturbios, siguen dentro de la cárcel y los responsables de la denuncia falsa siguen sin decir la verdad, siendo una entidad pública el hecho es mucho más grave – Solo porque son inmigrantes siguen en la carcel. Parece que estemos en un país tercermundista, no somos inocentes hasta que se demuestre lo contrario, aquí somos culpables y tenemos que demostrar nuestra inocencia, una justicia que solo es para el ciudadano de a pie. Sin embargo vemos como personas como los Puyol, Fabra y muchos otros que campan a sus anchas sin que el peso de la ley les haga el más mínimo efecto.

todo_el_peso_de_la_ley_injusta

De esta modesta tribuna expreso mis reflexiones para los que están de alguna manera decidiendo lo que esta dentro o fuera del reglamento o ley, sean lo más coherentes posible y no se dejen llevar por su sentimientos o falta de auto-confianza, que los hace tomar decisiones poco acertadas y parciales. Impartir paz y no crispación es su cometido y ellos no pueden ser los protagonistas de ninguna manera del encuentro o juicio. Son los jugadores o las personas que tienen que solventar una cuestión las que son las importantes.

Por eso les pido que hagan bien su trabajo y que sean ese referente que necesitamos en estos momentos que estamos viviendo, si perdemos la Fe en estos estamentos, el vale todo se adueñara de nuestra sociedad.

Francisco Beltrán

 

Autoconfianza y sedentarismo

Autoconfianza y sedentarismo

 

 

 

 

 

 

 

 

Es de sobra conocido que la falta de ejercicio no trae buenas cosas para la salud. Por mencionar algunas, como el exceso de peso, el colesterol alto, o la misma depresión, son enfermedades que podrían minimizarse con algo de ejercicio bien llevado.

Pero he aquí el dilema, hacer ejercicio obligado pierde todo su potencial, ya que es un sacrificio en lugar de ser una diversión. Incluso nuestro cerebro más primitivo en estas ocasiones nos juega una mala pasada, ya que si lo que persigues es conseguir un cuerpo que te guste verlo en el espejo, pondrá muchos medios para que esto no ocurra.

Debemos aliarnos con nuestro cerebro en esta causa si queremos cambiar algo nuestros hábitos. Hemos  de visualizarnos como nos gustaría vernos, y hacerle ver esa imagen a nuestro cerebro, y que sienta que es bueno para él también. Pensareis que es tontería lo que estoy diciendo, pero os aseguro que no lo es. Lo he sufrido en mis propias carnes.

Este mes pasado viajé a Noruega para el montaje del rokodromo portátil más grande del mundo, en principio el plan era estar en el equipo técnico para montar la estructura de escalada, y el resto del tiempo lo pasaría haciendo Trekking por la zona. El problema vino cuando llegamos a Bergen y no estaba montado el andamio, se acabó la buena vida y en 3 días teníamos que montar algo,  que según las fuentes se tardaba 7 días. Resumiendo, me vi en situaciones de jugarme la vida, y mi cerebro tomó conciencia de que había que reducir lastre, y en cosa de 4 días había perdido más de 4kg, sin dejar de comer,  si pensáis que era por el ejercicio os puedo asegurar que hacen falta algo así como 400 horas de ejercicio intenso para poder  quemar 4kg de peso. Ahora peso 10kg menos y sigo perdiendo peso sin hacer nada extraordinario, solo me digo a mi mismo que con menos se rinde más, sí que es cierto que no me pego atracones, pero no me corto para comer.

¿Qué aprendí de esto? que cuando haces las cosas sin buscarlas surgen por pura naturaleza, por eso si decides abandonar el sedentarismo, empieza hacer algo que te divierta, y nunca viéndote obligado, ya que si te obligas conseguirás todo lo contrario. Hacer deporte es una manera que tenemos las personas de conectar con nuestra niñez, jugamos y disfrutamos haciéndolo, nos retamos para superarnos, fortalece nuestra auto confianza  pero siempre con el disfrute de hacerlo porque sí, nunca por obligación, por eso el deporte no puede considerarse un trabajo.

Los griegos celebraban los juegos en honor a los dioses, era una manera que tenían de disfrutar, tú venera al gran BUDA que llevas dentro.

Si has tenido alguna experiencia para del salir del sedentarismo, deja tu experiencia escrita, seguro que ayudaras a mas personas.

Francisco Beltrán Ortín

La vida nuestro mejor maestro

La vida nuestro mejor maestro

La vida nuestro mejor maestro:

5 experiencias para compartir

La vida es nuestro mejor maestro, si reflexionamos sobre lo que nos ha acontecido seguro sacaremos lecciones para aprender las mías han sido estas:

La 1ª a fue en lES Navarro Santafé, fui de la primera promoción del lES y como muchos otros no acabe mis estudios, me puse a trabajar a los 15 años, fue una decisión que me dejaron hacer, pero que con el tiempo me di cuenta que esa decisión no podía ni debía haberla tomado con tan poca experiencia, esto me enseño la 1ª   Lección, No te precipites y valora todas las consecuencias, y si no sabes que hacer pregunta a un experto.

La 2a me vino de mi paso por la mili a los 20 años, allí tuve la oportunidad de salir de mi contexto habitual y entendí lo que no quería ser, estar en un sitio desconocido, agudiza el ingenio y te abre unas posibilidades que antes no te habías parado a pensar.

No sabía que haría con mi vida, lo que si sabía era lo que no quería.

Es lección me enseñó que nadie te lo va a poner fácil, que si quieres algo no existen los atajos, solo trabajo duro y perseverancia. Al final conseguirás lo que te propongas.

La 3ª con más de 30 años me pasó en una entrevista de trabajo para comercial, la psicóloga me dijo que era el candidato ideal, pero que se había dado cuenta que mi verdadera pasión era enseñar.

Lo que aquí aprendí fue, que muchas veces perseguimos metas equivocadas creyendo que son las correctas y pasamos por delante de las que verdaderamente nos importan sin prestar atención, por eso hay que estar atentos a nuestra intuición, es más sabia de lo que nos imaginamos.

La 4ª fue en mi experiencia con el deporte de competición en Judo, cuando perdía estaba siempre pendiente de los árbitros y quejándome de lo que hacían, mi maestro decía que si no te daban el Ipon (equivale al cao de boxeo) de primeras, que le hicieras otro hasta que ganaras el combate.

Vive Ahora
Vive Ahora

 

Aprendí que la vida no es justa y debes de asumirlo desde el principio, abandoné la competición poniendo excusas, en vez de asumir mi responsabilidad.

Esto me enseño que no podemos estar pendientes del pasado, ya que no tiene arreglo, hay que seguir con la misma fuerza o si se puede mayor todavía para alcanzar tu propósito. Enfocarse en el pasado solo limita tus posibilidades del presente.

La 5ª, como he comentado abandoné mis estudios, pero nunca es tarde para empezar y el momento me llegó con 35 años, de esto aprendí que si tienes una meta definida, clara, medible que te motive, y lo plasmes por escrito comprometiéndote con ella, al final llega la recompensa. 10 años más tarde tenia bajo el brazo 2 títulos universitarios.

Como dice un  proverbio Japonés, la disciplina al final supera a la inteligencia, si eres disciplinado y comprometido al final el éxito llega.

No olvidéis que hoy es el mañana de ayer. Ponte en marcha.

La vida es nuestro mejor maestro si estamos atentos y observamos lo que pasa a nuestro alrededor. 

Francisco Beltrán Ortín