Cómo ayudar a tu hijo a ser un buen deportista y mejor persona

Cómo ayudar a tu hijo a ser un buen deportista y mejor persona

En esta charla expongo, cómo los padres y madres influyen en el rendimiento de los hijos en el deporte. Las pautas de comportamiento que se exponen pueden trasladarse a cualquier ámbito de la vida, ya sea el deporte, los estudios o las relaciones personales…

Tomar conciencia del papel que jugamos los padres, sobre todo en edades pre-adolescentes, juega a favor de la relación que mantendremos con nuestros hijos presente y futuro.

La manera que hemos crecido y experimentado determinan nuestras creencias. Desde muy niños estamos influidos por lo que podemos o no podemos hacer, en un cuento de J Bucay del libro – Cuentos para pensar;

Narra cómo un niño de 7 años salvó a su hermano de 3 años de que se quemara en un incendio que los pilló en su casa solos, sacando al pequeño por una venta pequeña de la habitación y pasándose por el balcón a la casa del vecino y así salvarse él y su hermano, la lección que aprendes de este desenlace, la cuenta el jefe de bomberos que respondiendo a la pegunta de uno de lo suyos, cómo había podido un niño tan pequeño salvar a su otro hermano, el jefe respondió: porque nadie le había dicho que no era posible hacerlo.

Esa es la fuerza de las creencias, ese es el poder que tiene el ser humano, su fuerza mental. De ahí que nos aprovechemos de lo que el deporte puede aportar a nuestros hijos.

Valores como la perseverancia, el juego limpio, la mejora continua, la tolerancia al fracaso… todos estos y muchos más nos pueden servir para que nuestros hijos se desarrollen como buenas personas, conocedoras del trabajo necesario para conseguir algo en su vida.

Tenemos que distinguir entre lo que es deporte profesional o federado con adultos, del deporte de iniciación y tecnificación que llega hasta los 20 años o más.

Basarse solo en el resultado, es tener una visión pobre de lo que puede aportar a esa persona la actividad deportiva que desarrolla, no tener presente las mejoras que se van implementando en el día a día de los entrenamientos, es no tener una visión clara y global de las habilidades que  tu hijo está incrementando.

Un resultado solo es eso, un producto de lo hecho con anterioridad, como tal si seguimos trabajando en una mejora continua, al final llegará el resultado que queremos o merecemos.

Quizás llegará a ser bueno en su afición, pero eso no tiene nada que ver con lo que él es y será, ya que como he comentado antes, un resultado solo es eso, un producto de algo.

“Tanto si crees que puedes, como si crees que no, 

en ambos casos tienes razón”. Henry Ford

Descarga: Folleto padres deportistas
Video de Masaru Emoto y la estructura del agua

Francisco Beltrán Ortín

Máster en Psicología del ejercicio físico y del deporte.  

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *