Resistencia al cambio

Resistencia al cambio

Resistencia al cambio

Quizás lo que más tambalea nuestra autoestima, sea la incertidumbre del momento que estamos viviendo. No querer ver el nuevo modelo de sociedad que se está produciendo no nos ayuda a enfrentarnos y prepararnos para lo que pueda pasar en un futuro no muy lejano. Esto se adapta a todo tipo de situaciones de rendimiento en el deporte. Es chocante pero las personas que más necesitan cambiar precisamente son las más reacias al cambio, las más inflexibles. Tal vez piensan que cambiar sus opiniones sea un síntoma de debilidad. A la vez, se sienten incómodas cuando escuchan que es su propia inflexibilidad lo que les separa de lo que desean. En realidad, no pienso que existan problemas, sino soluciones que no gustan y resultados no deseados. Nuestros problemas, desde luego, no están solo en el mundo si no en las percepciones de la mente que lo contempla, sin mostrar las posibles alternativas que podríamos tener. Y las soluciones definitivas a los problemas de todo tipo requieren desaprender todo aquello que ha demostrado no funcionar hasta la fecha. Einstein dijo; No podemos solucionar problemas pensando de la misma forma que se crearon. Es una evidencia que cada vida es un reflejo de las decisiones, hábitos, elecciones, creencias, emociones y comportamientos del pasado que han conducido justo hasta el  presente. Y mientras quede alguien que crea que sus problemas de no tienen nada que ver con su mentalidad y comportamiento, habrá amargura dentro de su vida. Una frase que resume lo comentado dice así, Si crees que el problema está fuera de ti, es que verdaderamente tienes un problema.  Cada persona tiene los recursos necesarios para hacer y ser lo que quiera hacer o ser, solo tenemos que descubrirlos y ponerlos en valor. Debemos cimentar todos nuestros talentos, y mejorar nuestras capacidades que está todavía sin madurar. Tomar conciencia de lo que nosotros podemos controlar y enfocar nuestra atención en eso, asumir que siempre seremos nosotros los que vamos a decidir cómo queremos vivir. Para estar motivados nos prepararemos un plan, con un horizonte motivador, donde contemplemos todas las áreas de mejora que queremos que formen parte de nuestras vidas, solo deben de cumplir 3 claves, tienen que ser medibles, alcanzables, y motivantes. Haciendo un seguimiento a nuestro plan podremos comprobar si lo que nos hemos propuesto lo estamos cumpliendo, sin olvidar que toda meta motivadora requiere de un gran esfuerzo y mucha perseverancia. Al final con paciencia llegará el resultado esperado. Si observamos esa resistencia al cambio, no daremos cuenta que no es tan importante estar anclados en el pasado, y vivir el presente nos dará ese sentido de la vida que andamos buscando.   Os deseo lo mejor. Francisco Beltrán Ortín

AQUÍ Y AHORA – EL GUERRERO PACÍFICO –

<iframe width=»640″ height=»360″ src=»http://www.youtube.com/embed/aNiGgYKLEPk» frameborder=»0″ allowfullscreen></iframe>

Encuentra el camino de Guerrero

Encuentra el camino de Guerrero

A principios de junio del 2011 tuvimos el sano privilegio de compartir la filosofía de vida con Arno Ilgner _Autor de “The Warrios Way (Guerreros de la roca)”_ libro de entrenamiento mental para escaladores. Este americano nos mostró su método para mejorar como escalador, que aplicándolo desde otra perspectiva nos sirve para mejorar como personas, ya que los principios de mejora que rigen nuestra vida son los mismos. Arno lo expone en 7 pasos, que los he adaptado para su utilización en cualquier situación;

  1. Tomar conciencia: Lo primero es mejorar la capacidad de observarse a uno mismo, intentar controlar los diálogos interiores, tomar conciencia de nuestra propia valía, para detectar pérdidas de concentración graves.
  2. La vida es Sutil: Tu atención está centrada y recogida, diriges tu mente para tomar conciencia de tu cuerpo, (respiración, postura…). Conversas contigo intencionadamente si prestar atención al parloteo habitual de tus pensamientos.
  3. Aceptar la responsabilidad: Esto es como un resorte automático que tenemos para no asumir nuestra responsabilidad, como comenté en otro artículo se da la ley de Rolando el 90-10. Somos responsables del 90% de las situaciones de nuestra vida, solamente no podemos controlar un 10%. Hay que aceptar la responsabilidad, con la información objetiva que has recabado sobre el riesgo.
  4. Dar: Aquí adoptas una actitud de poder: te preguntas que es lo que tú puedes aportar. Centras tu atención en las opciones y posibilidades. Aceptamos la información subjetiva sobre el riesgo.
  5. Elegir: La clave para dar este paso de guerrero es ser totalmente decidido. Si el riesgo es alto y hay que retroceder, hazlo sin recelos. Si vas hacia delante, hazlo con todo tu ser sin mirar hacia atrás.
  6. Escuchar: Ahora estas en la acción, lo desconocido; necesitas aprender. Este paso te guía para afrontar el riesgo, escucha a tu intuición, te ayuda a mantener el rumbo dentro del riesgo, en vez de caer en una situación que disperse tu atención y te arrebate el poder.
  7. El Viaje: Ya estás en el caos del riesgo, hay que estar centrado en el proceso, no en el destino. Cuando estás nervioso estás tentado a darte prisa para acabar. Pero si te has preparado bien, esta situación estresante es el motivo por el que has llegado hasta aquí. Te ayuda a mantener el ritmo y la razón de tu destino. Tener mentalidad de viaje te mantiene en el proceso, en vez de dejar que la mente divague hacia el destino, o que tengas una forma de pensar limitadora, y no te ayuda a solucionar problemas ni a aprender.

Como veis estas pequeñas instrucciones las podemos utilizar en cualquier aspecto de nuestras vidas, aunque el autor las diera como entrenamiento mental para escaladores. Al fin y al cabo todos somos escaladores en nuestras vidas, superamos obstáculos, y nos arriesgamos sin saber que pasará mañana.

 

Francisco Beltrán Ortín

Vídeo muy interesante:

Visualiza la accion, tu cerebro sabe que hacer

Visualiza la accion, tu cerebro sabe que hacer

Cuando nos enfrentamos a la prueba o al momento clave en una acción deportiva o en nuestra vida, caemos en la trampa de pensar en opciones poco halagüeñas, en el vídeo de la película de -La leyenda de Bagger Vance-, el corte de -Viendo el campo- es una metáfora que se puede aplicar a cualquier deporte o situación de nuestra vida; en baloncesto es ver el aro, en escalada ver el movimiento y la presa siguiente, en fútbol es ver el hueco, en el golf es el enfoque en el hoyo, en el Judo es cuando  has realizado una proyección y no sabes ni lo que ha pasado,  hablo de dejar hacer al cuerpo, de fluir, sin tensión de forma natural.
No tienes que pensar, tu cerebro sabe lo que tiene que hacer. No es posible pensar y ejecutar al mismo tiempo, eso te hace torpear y descortinarte. Nuestro cerebro ha mandado la orden antes de que tomemos conciencia de ello.
Antes de enfrentarse a la situación hemos hecho una visualización en nuestra mente de cómo  realizarlo, solo nos centraremos en el conjunto obviando los detalles, ya que nuestro cerebro se encargará de eso mejor que nosotros, es un movimiento aprendido y repetido no tenemos la necesidad de pensar en cómo hacerlo, es automático, sale de dentro, siempre ha estado allí.

OS dejo esta joya y disfrutar como lo hago yo cada vez que la veo.